La fuerza de la quimica

                   mentalismo.jpg

El siglo ilustrado señala un momento de inflexión fundamental en el terreno de la química. A lo largo de él conseguirá nacer como ciencia independiente, emancipada definitivamente de la alquimia, uno de los saberes más antiguos y que aún conservará su prestigio. Beneficiándose de la preocupación que sienten los gobernantes por la salud de sus súbditos, la investigación química, sensu stricto, se va a ver impulsada y dentro de ella pueden distinguirse varias líneas. Una es ya tradicional, el estudio de la transformación de los sólidos, otras aparecen ahora: la de los gases y la de la combustión.
El punto de vista del químico se mantiene bastante simple hasta los años cincuenta. Su mundo seguía constituido por cuatro elementos -aire, agua, fuego, tierra- y tres principios -sal, azufre, mercurio-; su pensamiento, dominado por la teoría del flogiston, enunciada por el alemán Stahl (1668-1734) nada más empezar el siglo y que suponía la existencia en todos los cuerpos combustibles de un principio inflamable liberado en forma de fuego o llama al quemarse. Principios y teoría no tardarán en conmoverse.

Una respuesta to “La fuerza de la quimica”

  1. es interseante el post, me gustaria que pusieras mas informacionsobre benefios de las sales y puntos quimicos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: